Decálogo para la Evangelización en Internet

cristiano-en-redes-sociales12jpg-1_289Desde hace algunos años, he seguido de cerca la labor de iMisión, quienes trabajan incansablemente por evangelizar a través de internet, haciendo uso de estas tecnologías que aún solemos llamar “nuevas”, pero que, sin embargo, todas giran en torno al Internet. La “i” de iMisión se refiere justamente a “i-nternet”, tal como explicaba hace unos años Steve Jobs cuando comenzó este fenómeno “i” con su compañía Apple: iPhone, iPod, iMac, iPad, etc.

El mundo ha comprendido muy bien la importancia del Internet, como un “lugar habitado”, así lo explicaba el papa Benedicto XVI, y nuestros hermanos de iMisión lo han incluido como parte del Decálogo para la Evangelización en Internet, el cual pueden leer directamente desde su página web, y que estaré comentando en este espacio a partir de hoy, dada la importancia de comprender correctamente este lugar, a fin de llevar también allí la buena nueva de Nuestro Señor. Veamos como comienza:

I. EL ORIGEN, CRISTO. Jesús dice: “Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura” (Mc 16, 15). Este es el mandato del que nace la llamada a la evangelización en el Continente Digital.

II. INTERNET, UN “LUGAR”, NO UN MEDIO. La red no es sólo un instrumento, es un lugar habitado. Se trata de evangelizar en internet, no tanto de usar “internet” para evangelizar.

Jesús es el Alfa y la Omega, es decir, el principio y fin de todo, sin duda también de la Evangelización: todo parte de Él, y debe dirigirse hacia Él. Es el mismo Jesús en persona, quien nos llama a ir por todo el mundo, incluyendo ahora este 6to Continente: el Digital, a anunciar su Amor, su misericordia.

¿Podría haber un mejor punto de partida? Difícil. Es el mismo Maestro quien nos llama. Y el mensaje de nuestro Maestro, indudablemente es adaptable a este nuevo espacio creado por el hombre: Internet, en el cual interactúan seres humanos.

likeitAhora bien, un santo sacerdote decía una vez, refiriéndose al trabajo apostólico: “El apostolado es el desbordamiento del amor de Dios, en el corazón del apóstol”, es decir, hemos de vivir primero esa palabra recibida del Maestro, para poder atender correctamente a ese llamado. El número 3 de este decálogo nos dice:

III. LA CLAVE, EL TESTIMONIO. “Para la Iglesia, el primer medio de evangelización consiste en el testimonio de una vida auténticamente cristiana” (Evangelii Nuntiandi, n. 41). Los contenidos no evangelizan de modo auténtico sin nuestro testimonio explícito del amor de Dios en la Red.

“Portales de verdad y de fe”, llamó el papa Benedicto XVI a las Redes Sociales.

Reflexionemos un poco hasta este punto:

¿Cómo vemos nosotros actualmente este espacio (Internet)? ¿Hemos escuchado el llamado de Jesús a evangelizar aquí? ¿Damos peso a esa evangelización con nuestro testimonio?

Podríamos complementar con el mensaje del papa en 2013

Puedes dejar tu comentario en la parte inferior, nos gustaría conocer tu opinión.

Ora et labora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *